Y así me lo contó…

En una de las primeras tardes del verano. Cuando bajo las ramas de un sauce centenario nos protegíamos del sol que caía como una lluvia de oro sobre sus hojas. Apoyaba su cabeza, ya cubierta de cabellos blancos, sobre la lona de la hamaca, mientras con los ojos cerrados me contaba aquella historia de amor que yo pensaba que no podía existir.

¿Sabes, mi niña?, me dijo, yo nunca fui creyente. Vi, sufrí, oí, tantas cosas mientras las manos se juntaban en una plegaria y las cabezas se cubrían con velos que sólo ocultaban la hipocresía, que llegué a la conclusión de que aquel Dios, no era mi Dios, ni era para mí aquella vida en un cielo que duraría toda una eternidad.

Pero pasó el tiempo y él llegó a mi vida, y la vida pasó mientras envejecíamos. Ahora él se ha ido y yo vuelvo a pensar en esa eternidad que nos prometieron y…

¿Sabes, mi niña? Mi único temor es llegar al lugar que sea, un cielo u otra vida y que no pueda compartirlo con él. Sería como vagar sin corazón por toda la eternidad.

Sus manos descansaban sobre la falda y el pecho subía y bajaba como si en cada respiración cupiera toda su larga vida.

Las hojas se balanceaban con la brisa suave, el sol se escapaba pintado de rojo y el silencio se extendía en el aire como una sábana recién lavada.

En mi cabeza una pregunta… ¿podría un amor existir toda la eternidad?

Feliz miércoles, amigos!!!

 

0 comentarios en “Y así me lo contó…

  1. Al menos deberíamos creer que sí y comportarnos como si fuera una verdad comprobada. El amor es eterno y además un teorema fundamental de la existencia. Quizás no cambie nada de la nada, pero será una forma muy hermosa de llegar a ella. Un besazo.

    1. A esa idea me gusta aferrarme, Carlos. A la idea de que el amor tiene un punto de eternidad y que cuando atraviesa nubes y tormentas y permanece no puede perderse en la nada. Mil besos, de esos nuestros.

  2. ¡Hala ya se está metiendo el viejito por medio! Pero vamos a ver Margui, ¿Si resulta que amañan los resultados de la quiniela, los programas de los políticos son una quimera y el dinero no vale ni el papel en el que está impreso? Y resulta que el personal se pasa los días frente al televisor mirando una pelota, llegan los comicios y votan como cosacos y además soñando con tener más cuartos que el Rockefeller, que más te da, digo yo, creer un rato en la eternidad del amor y darnos gusto a los demás que tanto te estimamos?

  3. Yo no tengo la respuesta…..ni quiero tenerla….mientras amo mi amor es eterno…y tan poderoso que seguro que es capaz de vencer las batallas del tiempo….oye la eternidad tiene pinta de ser muy larga no?? puffff a ver si luego me voy a aburrir de estar alli!! Besos con alas que te buscan y te atrapan

    1. Estoy contigo. Cuando encuentras el amor, no hay que hacerse preguntas. Se vive con intensidad y no te planteas el tiempo que durará.
      Mil abrazos que se encuentran con los tuyos, mi alitas.

  4. Por supuesto que el amor puede existir toda la eternidad, pongo mis dos manos y mis dos pies en el fuego por eso. Además de vez en cuando reencarnamos junto a nuestra mitad de chispa divina y nos amamos y seguimos amando.
    Abrazo de luz.

Deja un comentario