Etiqueta: ojos

Algunas veces…

… quisiera…
Sentarme a ver pasar la vida.
Ya sé hay que vivirla y no pasar simplemente por ella, pero hay momentos en los que mirarla tranquilamente y desde fuera debe ser como una especie de catarsis que nos ayuda a saber lo que queremos y deseamos.
Y no es que yo no lo sepa, que lo sé.
Es sólo la necesidad de detenerte un instante, como cuando el tren para en una estación y podemos mirar a nuestro alrededor y captar los matices de los escenarios que nos rodean. Contemplar los rostros de las personas que cruzan por delante de nuestra ventanilla y comprobar los distintos sentimientos que se mueven en todas direcciones.
2013-07-22 17.30.32Sería cerrar los ojos y envolverte en una burbuja donde no existe nada más que tú y la necesidad que tienes del silencio absoluto.
Cómo si nada existiera, ni el pasado ni el futuro, tan solo un presente detenido en un stand by que te ayuda a cargar las pilas.
Porque eso es lo que necesitas para vivir con la intensidad que tú crees que hay que vivir la vida…

Veo…

… la montaña a través de los cristales…
No conozco demasiado esta parte de la ciudad, pero me gustan sus casas antiguas un poco abandonadas pero con una belleza intemporal.
El verde de las enredaderas cubre sus muros repletos de historias mientras desde las chimeneas, que anuncian el frío, hilos de humo suben hacia el cielo y dibujan en su azul figuras imposibles.
 
Cierro los ojos y vuelvo al pasado…
untitled
 
… me gustaría abandonarme a la sensación de recuperar un sentimiento que se perdió en algún recodo del camino, pero..
 
… él me espera y no deseo otro presente…

Te oigo…

… respirar a mi lado…
Te miro mientras tus párpados aletean agitados por el sueño…
hojas con lluvia
Donde estarás ahora…?  No lo sé,  tampoco me importa… tú siempre cumples tu promesas…
     …hoy es viernes y llueve, pero sé que estarás conmigo…?
 
 
 
 
 
 
 
01e9cd1e-a56f-3d5a-ab59-b06a15b4883f

Paseaba por…

… un mercadillo árabe…
Podría empezar así, pero la realidad fue otra.
Más corriente, menos exótica?, pues ¡no lo sé!…
yo por Josep
Recuerdo que yo llevaba una copa en la mano y había presentado momentos antes, con más voluntad que soltura, el libro de una buena amiga mía. Ella venía hacia mí acompañada de dos personas.
María, me dijo, son……..
Ya sé quien eres, dijo él dirigiéndose a mi, te he conocido por tus ojos.
Y en aquel momento… empezó a dibujarse la ilusión mientras esa araña caprichosa que teje los destinos, tricotaba una amistad a medida.