Etiqueta: estrellas

Era un sueño…

La noche es oscura, a través de una nube un rayo de plata se refleja sobre el mar, pero Marte una noche más, alumbra en rojo y la plata se tiñe de color. Miro el cielo y es blanco, adivino que miles de estrellas blancas lo atraviesa.

Una de ellas cae a mi lado y una manada de caballos sale de su interior. Galopan por la playa levantando espuma blanca. Sus patas esbeltas se curvan impulsadas por el ritmo de la carrera. Estoy soñando. La manada galopa sin cesar y las dunas de arena dorada se deslizan una tras otra, creando dibujos imposibles. Las crines de los caballos ondean al viento y su pelaje, zaino, alazán, melado, brilla por el sudor que resbala por sus cuerpos. La tierra tiembla con mil sacudidas, la arena se hunde en una espiral de tela de araña y la manada desaparece con ella.

Para volver a emerger en un campo sembrado de verde y amapolas. Ahora llevan jinetes, de oscuros turbantes y vestidos de azul, que galopan inclinados sobre sus monturas. Un ronco grito sale de sus gargantas y el aire vibra igual que la cuerda de una guitarra. La luz pugna con la oscuridad y en la batalla que libran, los jinetes se han convertido en estatuas.

Estatuas que adornan un paisaje a la orilla de un lago. Unas mujeres bailan y bailan mientras las faldas en torno a sus piernas se ensanchan hasta cubrir todo el espacio. Y en sus giros vertiginosos dejan estelas moradas, azules, amarillas. Siento que me envuelven y me convierto en una de ellas.

Gotas de agua, como lagrimas que golpean el cristal, arrastran a las mujeres y sus faldas. El mar en azul y plata las envuelve mientras a su alrededor, las estatuas cobran vida. La noche se encoge empujada por la luz. Los jinetes, los caballos, las mujeres y el lago desaparecen tras el estallido de una luz blanca. Blanca como las estrellas blancas.
Me despierto… era un sueño.

 

Acabo de leer…

a Kerouack
… dicen que siempre estaba persiguiendo algo que nunca encontró…
“…los únicos que me interesan son los locos, los locos por vivir, locos por hablar, locos por salvarse, deseosos de todo al mismo tiempo, los que nunca bostezan ni hablan de lugares comunes…
… sino que arden, arden, arden cual fabulosos cohetes pirotécnicos que estallan en el firmamento como arañas cruzando las estrellas…”
(Jack Kerouac)
adios1
… que buscó la vida a través del camino que desembocó en la Ruta 66…
Y así regresamos de nuevo a Ítaca…
… donde el fin está en el camino y no en el destino.