Etiqueta: amar

Escribo…

Escribo, escribo y escribo…
Desde la alegría, desde la serenidad, desde el calor.
Amaneció triste y nublado, pero después de la lluvia el sol inundó mi habitación y todo volvió a ser como antes.
colores2
Sentí la ilusión de estar viva, de ser capaz de divertirme y disfrutar con las pequeñas cosas que me rodean.
De agradecer a todos aquellos que me aman, incluso en los momentos en los que no merezco ser amada. De amar yo a mi vez, sin freno, sin tasa, sin medida. Sin pedir cuentas a nadie. Amar, por amar y amando.
En las noches, en las que luna, compañera de mis sueños, me habla con su luz y trae para mí los que se habían perdido en el tiempo y en la distancia.
En el día, cuando construyo esos sueños, algunos veces inalcanzables por ser sueños y a los que me niego a renunciar, aunque no olvido que… los sueños, sueños son.
En la vida, que dibujo cada día, con los colores que deseo.
Sin volver la vista atrás.
Sin excusa, sin pretexto para vivir… para soñar con los ojos abiertos… para olvidar.

Poetizando…

Ámame por todas las esquinas de mi cuerpo
Oscuridades intactas de una piel que se estremece
Viento cálido que se desliza
Por las fisuras de un sentimiento anidado en el olvido
 
Ámame con la dmediasulzura de las palabras
Que con pasión arrebatada dibujas con tu boca
En un territorio arrasado por  un viento loco
Que arrastra los últimos retazos de cordura
Ámame con las heridas de otro tiempo
Sembradas en campos de tristeza
Cubiertas de suspiros oxidados
Perdidas en jardines yermos
Ámame desde hoy, desde ayer, desde mañana,
Desde ahora, desde siempre
Con la luz de la mañana
Cuando todo amanece.
Y así, después de amarme… vuelve.

He nacido…

Detrás de la Catedral de Notre Dame, justo al principio de la isla, hay instalada una cripta en honor a los franceses victimas de las deportaciones nazis.
En las paredes hay diversas frases alusivas. Una de ellas es de Paul Elouard y me emocionó profundamente.
Dice:
«Je suis né pour te connaître, pour te chanter, liberté»
Me emocionó por lo que significa y porque pienso que yo también he nacido para algo muy concreto… para conocerte, para pensarte, para llenar de ti mi espíritu y mi corazón, y en definitiva, para amarte con toda la intensidad de que soy capaz.

Si alguna vez una persona te dice estas palabras, no puedes dejar de amarle, ni aunque pasen los siglos…
No habrá nadie a no ser que ese seas tú…