Sí, queridos… es tiempo de cerezas!!!

Caminábamos los cuatro mientras el horizonte se pintaba en rojo y la superficie del agua se plateaba con un color acero casi sólido. Hasta nosotros llegaba el olor dulzón de la madreselva y los vencejos, añorados del sol, ofrecían sus susurros al sueño. Vivíamos entre el vuelo de las gasas blancas y la piel ardiente de muchos amores por descubrir.

Era junio, mi mes favorito. Cuando los días son largos y los aromas se esconden entre los deseos que nos hacen felices. El cielo nos cobija preservando nuestra inocencia. Y junio nos contempla con todo su esplendor.

Pasa el tiempo, las gasas blancas emprendieron el vuelo a los horizontes del pasado y junio, en su obstinación, siempre regresa.

Caminábamos los cuatro, el rojo y el acero nos seguían contemplando y los vencejos nos reconocían en su vuelo. Los aromas, matizaban nuestros recuerdos. El cielo aún nos amaba y los amores, ya descubiertos, nos prometían aún, muchos deseos por cumplir.

Y junio…

¿Sabéis, queridos? Es tiempo de cerezas. No pude dejar de decir.

0 comentarios en “Sí, queridos… es tiempo de cerezas!!!

  1. Qué bien escribes. Al leerte me siento deslizar por un manto de nieve cálida sobre una suave ladera. Bajo la nieve, la hierba recién cortada, y enfrente, los cerezos plenos, al amor del discurrir de frescas gargantas. Y en mi boca, el jugo del fruto que pendía de mis orejas infantiles.

    1. Tus ojos, Alfonso, siempre miran lo que escribo con mucho cariño. Gracias por eso.
      Y a qué recuerdos me llevan esas cerezas colgadas de mis orejas, esperando a que no pudiera resistir más y me las comiera. La infancia y su felicidad.
      Mil besetes, amigo mío.

Deja un comentario