Philippe Halsman… Sorpréndeme

«Durante toda su carrera Halsman fue un enérgico defensor de la fotografía. Cuando esta se vio amenazada por la llegada de los medios de comunicación de masas como la televisión. Halsman estuvo a la altura del reto, haciendo de la fotografía una fuerza a tener en cuenta dentro del mundo del espectáculo gracias a su imaginación. Hablaba frecuentemente en público y siempre reivindicaba el potencial creativo aún inexplorado de la fotografía, y citaba constantemente la anécdota de Jean Cocteau a propósito de su encuentro con Serguéi Diáguilev. Cuando el joven poeta y cineasta preguntó al fundador de los Ballets Rusos qué podía hacer para colaborar con él, Diáguilev le respondió: «¡Sorpréndeme»!

Y con estas palabras se inicia la exposición de este fotógrafo singular que empezó su carrera en París para recalar en Nueva York donde realizó numerosos retratos de famosos, entre los que está incluida Marilyn Monroe, y que derivó en su famosa «jumpology». Decía que cuando el personaje saltaba se olvidaba del posado y aparecía su yo más real.

¿Tendríamos que saltar para olvidarnos de lo que queremos ser a los ojos de los demás y así mostrar nuestro yo más real? ¿Quizá si nos dejamos llevar (jumping) siempre nos mostraremos más como somos? ¿Quizá eso sería lo más sorprendente?

Aquí os dejo la preguntas.

Una exposición muy interesante que, si tenéis ocasión, os recomiendo que no os la perdáis.

Sed felices en esta semana que empieza!!!

0 comentarios en “Philippe Halsman… Sorpréndeme

        1. Eso ha sido un lapsus, Carlos? Jeje. Tengo que decirte que mucha gente me pregunta si Míriam soy yo y yo te confieso, ahora que no nos oye nadie, que solo en alguna cosa y el resto… imaginación.
          El recorrido por Londres, lo hice muchas veces porque viví alli cinco años y el de Roma es que tengo allí unos buenos amigos y la he conozco bastante.
          Muchas gracias por tus opiniones. Tienes razón, en lo de la trama mafiosa, pero tenia que pensar en algo para dejar ese final tan abierto y conservar su carácter y no convertirlo en una novela negra.
          Besazos agradecidos y cariñosos.

  1. Como dice Isabel, hay que imitar a los niños 🙂
    En los saltos, leyendo cuentos, riendo, sorprendiéndose, en las pequeñas locuras… Imitarlos más es darse cuenta de que es posible ser un poco más feliz 😉
    Feliz semana, María 😉

  2. Creo que sí. Sostengo la popular frase: «You cannot always wait for the perfect time; sometimes, you must dare to jump». («No siempre puedes esperar el momento perfecto; algunas veces, debes atreverte a saltar»).
    Hermosa entrada, María. Abrazos infinitos.

Deja un comentario