Me viene a la mente…

Una frase de Max Weber…

«Cuando el ser humano pierde el sentido de las cosas, los viejos dioses se levantan de sus tumbas»

Una cita muy especial y apropiada a propósito de la aparición de la agobiante irracionalidad que nos envuelve y amenaza con devorarnos en un pozo de sin sentido e inhumanidad.

¿Qué fue de nosotros? ¿En qué momento vendimos nuestra alma al diablo?

Ni siquiera los viejos dioses creo que tengan respuesta.

0 comentarios en “Me viene a la mente…

  1. Creo, querida María, que riqueza, instrucción y cultura deben darse cada cual en su justa medida. En Occidente, que es el mundo más desarrollado conocido, hay infinitamente más mantequilla que libros, y lo que es peor, estamos anclados a un consumo irracional y desaforado; la crisis de un mundo sin otro valor que el tener implica peligrosos retornos al seno materno o buscar atajos para llegar a utopías vanas e inconcretas. Efectivamente, vendimos el alma al diablo el día que creímos que todo nos lo merecemos sin dar un palo al agua, es decir, sin asumir responsabilidad alguna con los demás y con nosotros mismos empeñándonos en la busca del conocimiento y en el respeto hacia los demás. De forma silenciosa, como los peores males, ha crecido el egoísmo del malo, regado además por los dirigentes políticos más tontos de la historia. El otro mundo: intenta sobrevivir al margen, sometido al capricho de sátrapas crueles y a nuestro miedo, desprecio o indiferencia.
    De todos modos, querida, hay mucha gente que siente el malestar del momento y quiero creer que algo tendrá que decir en los foros y en las urnas.

    1. Yo, como tú, Alfonso, pienso que hay muchas personas que son conscientes de ese malestar, pero así como en algún tiempo pensé que se solucionaría con grandes gestos, ahora en este momento creo que solamente se podrá cambiar a partir de cada uno de nosotros. Cambiando nuestro entorno, intentando entender y haciendo partícipes a los demás de que sólo a partir del respeto, del dialogo, de la comprensión, de la cultura, de la amplitud de miras, conseguiremos que la mezquindad, el egoísmo, la falta de responsabilidad y el papanatismo, desaparezcan. Aunque sea de forma muy lenta yo apostaría por ello.
      Un abrazo enorme, mi querido amigo.

  2. Creo que mi amiga hace preguntas sólo para que busquemos la respuesta. Un día abrimos una ventana que creíamos daba al mundo y resulta que por ella entró la mentira y se instaló primero en el salón, luego en la cocina y ahora ocupa el lugar preferido de la habitación frente a la cama. Cambiamos el alma por todo lo no necesitamos y sale entre anuncios. Un besazo.

  3. Muchas gracias María, cada mañana me prometo que el nuevo día transcurra con alegría, sin dejar que lo estropeen influencias ajenas. Cuando los esquimales intercambian bienes, la condición es que ambas partes se sientan felices, así garantizan que el siguiente año recibirán lo que necesitan para sobrevivir al invierno. Un besazo.
    A lo mejor necesitamos un par, o tres, inviernos feroces para espabilar.

    1. Sí, mi Feli, los dioses deben estar tan cansados de nosotros que seguro han emigrado a otro universo más inteligente que el nuestro.
      Besetes a montones, amiga mía.

Deja un comentario