La tarde…

La luz desciende como oro líquido y arranca un susurro de las hojas que duermen. Oigo el sonido de la tarde que despide el día suavemente, como un cuchillo caliente penetrando en la mantequilla.

La vida que, hasta ese momento, bullía a mi alrededor, se ha recogido en si misma y el sueño con pasos lentos ha llegado hasta mi cama.

Me pregunto si tu llegarás con el sueño o quizá, solo formas parte de él. No sé si fue la distancia o las letras lo que me acercó a ti, pero la realidad de tu existencia es tan avasalladora, que la siento como una huella indeleble en mi piel.

Cuantos fueron los caminos que recorrí para encontrarte, las heridas que tuve que cerrar para llegar a conocerte, a que oscuro rincón de mi mente me alejé intentando olvidarte.

Todo se recoge en esta tarde incendiada, que me habla de ti y me recuerda que no es suficiente con amarte para que te conviertas en realidad.

«Y allí, detrás de la sombra de la luna,

Nos encontraremos.

Te regalaré los caminos que construimos,

Los hilos invisibles que nos unieron,

La certeza de que te amo,

Y la locura de saberlo»

María G. Vicent ©

 

(Imagen de Pixabay)

0 comentarios en “La tarde…

  1. Que maravilloso regalo de principio de mañana. .. maravilloso . Bellísimo con esa especial capacidad que tienes para trasmitir y llegar al alma de los que te leemos. Gracias María, y sigue. Mil besos

    1. Con tus ánimos, querida mía, no es posible dejar de hacer esto que, además, tanto me gusta y que es compartir mis letras con todos vosotros.
      Un abrazo más que infinito, amiga mía.

    1. No te lo voy a negar, mi querido Lan!
      Pero no me tengas envidia, me he tropezado con muchos muros, me he dado muchos porrazos y he tenido que cerrar muchas heridas, hasta que lo he encontrado. Quizá por eso, trabajo mucho para que siga vivo. Y también pienso que es una lotería a la que todos jugamos y no todos tenemos suerte.
      Besazos, mi preciosa margui!!!
      <3 <3

    2. Vaya sorpresa, margui!!! Me encanta que lo tengas y muchísimas gracias!!! Eres tú… pero qué linda que eres!!!
      Un regalo estupendo para mi fin de semana.
      Mil abrazos y besos y de todo, mi Lan!!!

    1. Siii, Mitxel!
      El fin de semana promete. Todos los fines de semana. Y si además me dejas la munición en los versos de Aute (que ya has descubierto que me encanta) y besazos de los gordos… ya, ni te cuento 😉 😉
      Gracias y te doblo esos besazos.

  2. Qué maravilla encontrarme con esta poesía en forma de prosa y de verso, justo cuando empieza la tarde de este viernes primaveral.
    La tardes es el preludio de la noche…
    Besitos findesemaneros.

  3. Bellísima, evocadora, seductora entrada, María. Desde la imagen hasta el poema, pasando por la prosa poética y el sentido todo del texto, uno se ve envuelto en la sutileza de un roce de piel, de una caricia sutil, precisamente, como la tenue luz de un atardecer. Haz logrado un texto perfecto, querida amiga; un texto digno de aplausos.

    Un fuerte y admirado abrazo.

    1. Gracias, Roberto! Tus palabras animan siempre. Cuando escribes desde la piel y el corazón no sabes muy bien como acabará todo, pero en cualquier caso dejaste llevar es lo único que puedes hacer.
      Un beso cariñoso.

      1. Es lo único que se debe hacer y es lo mejor que puede pasarnos; si los demás no se dan cuenta de lo que dijimos (o del modo en que lo dijimos o de cualquier otra sutileza implícita) pues mala suerte para ellos; para nosotros ese viaje fue importante y ese es premio suficiente. En este caso creo que haz logrado un texto maravilloso.

        Abrazo apretado.

Deja un comentario