Háblame, un poema en julio…

No volveremos a caminar bajo la luz de la luna
y aunque el corazón siga latiendo
y la madreselva nos regala su perfume
nuestros pasos no marcarán más caminos.

Pero háblame como entonces,
cuando las huellas en nuestra piel eran suaves
y las almas, vagaban inquietas por paisajes de sombra
buscando un amparo para la inocencia.

Háblame cuando la luna se filtre silenciosa
entre parajes de ensueño y las palabras dichas
sólo sean un recuerdo
que se pierde entre el ayer y el mañana.

Háblame cuando nos volvamos a encontrar
y las esquinas de nuestra vida nos rocen con dulzura
porque entonces,
sólo entonces, nos bañaremos juntos en el azul del cielo.

María G. Vicent ©

(Imagen Pixabay)

0 comentarios en “Háblame, un poema en julio…

    1. Mi voz no puede silenciarse porque hacerla oír es casi una necesidad. Gracias siempre, por dejarme también oír tu voz, amiga queridísima.
      Mil besetes.

Deja un comentario