Hablaba con ella…

En estos días que estamos viviendo, el móvil ha funcionado hasta echar humo. Los amigos, la familia. Estar conectados es importante. Saber de ellos, más. Y hablar, hablar y transmitir lo que sentimos.

Hablaba con ella y se confesaba:

«Antes, hace ya mucho tiempo, cuando alguien me decepcionaba decía; «Es la vida». Ahora, no sé si me he hecho mayor o más sabia, digo «Es la persona, es el amig@, es el amante…» Da igual!

Porque no es la vida, la que te decepciona. Es esa persona en la que has confiado, que ha compartido confidencias, secretos, proyectos y, a veces, pasado. Es la persona que te ha hecho creer que estaría a tu lado para siempre. Y de repente «para siempre» se reduce casi a la nada. 

Antes también me preguntaba si era yo la culpable de que algunas personas desaparecieran de mi vida, así de repente «a la francesa». Ahora ya no. En esta estrenada (bastante tarde, por cierto) y nueva percepción de las cosas, he llegado a la conclusión que si alguien se aleja es porque no le interesas, no te quiere o simplemente no te encuentra interesante.

Pero que no hay que llorar por eso. Más bien abrir una ventana y dejar marchar, porque a través de esa misma ventana llegan personas majas, interesantes y deseando conocerte»

He tenido que darle la razón porque, eso mismo, lo he vivido en mi piel. Aunque… ¿quien no lo ha vivido? A todos en algún momento, alguien nos ha decepcionado, abandonado o traicionado.

Así que vivamos con la persona que hemos elegido, amemos a los que pertenecen a nuestra vida y abramos una ventana porque nunca sabemos quien va a entrar por ella.

.

 

Sumemos vida y que nada nos haga restar ni humor, ni felicidad.

(Imagen de Jerzy Górecki en Pixabay )

0 comentarios en “Hablaba con ella…

  1. Así es amiga…. a todos los niveles… yo siempre he dicho que cuando se cierra una puerta se abre una ventana… y por esas ventanas entra viento fresco y a veces mucho mucho amor y calor… lo que toque…
    Para eso también hay una frase que me gusta mucho y dice, al revés de la original en la siempre nos hemos apoyado «no soy yo, eres tú»… mira qué fácil, qué sencillo y qué real… Un abrazo enorme desde Málaga, y recuerda ¡¡ Ya falta menos !!

    1. Es verdad, querida Ana, esa ventana debe estar siempre abierta, para dejar volar y para que entre por ella el aire fresco que nos trae sorpresas de amistad, amor… Si, aunque a veces cueste, es más sincero reconocer que es el otro, pero como nos parece algo mezquino, nos resistimos. Y la verdad es que tu frase es muy real y auténtica.
      Contenta de verte mi malagueña favorita.
      Muchos besetes…

      1. Todo cuesta al principio, pero luego se hace cada vez más automatizado y cuando ha pasado el tiempo no sabes dilucidar dónde ni cuándo fue la bifurcación pero eres capaz de darte cuenta y reconocer que el cambio valió la pena… Y a partir de ahí ya todo va sobre ruedas… Besos enormes llenos de amor profundo e incondicional… ♥♥

  2. Sabia reflexión. Yo siempre me digo… no te preocupes si alguien perteneció a tu pasado y ahora ya no pertenece a tu presente, seguramente nunca pertenecería a tu futuro, así que lo mejor es abrirle la puerta (o ventana) y ayudarle a marchar. Por esa misma puerta (o ventana) puede entrar alguien que sí quiera estar en mi vida.
    Buen martes, amiga, desde mi trinchera.

    1. Creo Chelete, que esa es una reflexión a la que se llega tarde o temprano. Temprano, mejor, pero el caso es llegar y que no te produzca dolor una ruptura, sea de amor, de amistad, o de cualquier tipo.
      Nosotras abrimos la ventana desde hace tiempo y mira, mira cuantas personas bellas han entrado por ella.
      Abrazo infinito.

  3. A lo largo de nuestra vida nos relacionamos con personas que en un determinado periodo son importantes, y si somos sinceros en nuestros afectos está muy bien, luego con el paso del tiempo hay relaciones que se van perdiendo, y se encuentran otras, pocas perduran durante toda la vida. Yo ya no me entristezco por esas presuntas perdidas, guardo habitualmente buenos recuerdos. Y celebro a las personas que a través de los años sigo conservando y caminando juntas. Por ejemplo… No hace falta, verdad, querida?? Muchos besos

    1. S,i lo más importante son los recuerdos y que cuando alguien desaparezca de tu vida, no te haga llorar. Quizá eso también se soluciona con la edad.Por eso seguiremos abriendo esa ventana porque nunca se sabe quien la podrá atravesar e instalarse en tu vida.
      Nosotras somos el claro ejemplo de una amistad que va más allá del tiempo, pero somos muy afortunadas.

    1. No lo sabemos, querido Carlos, por eso es importante dejarla abierta y sea cual sea el rastro de música, lágrimas o canciones,que nos dejen, celebrar la vida y valorar los que la rozan.
      Preciosa la música!!! Gracias.
      Un abrazo enorme, enorme.

  4. Vuelvo a estar de acuerdo contigo en todo lo que dices. Yo creo que si fuéramos inmortales todos nos volveríamos, más temprano que tarde, en budistas. Ese «y bueno… ya está, no importa si fue esto o aquello; la cuestión es que pasó y eso es todo, a seguir adelante» es una de las pruebas de que uno ha ido creciendo (y es, tal vez, la causa de las peleas constantes cuando uno es joven. A esa edad uno no se da cuenta de que no son las personas –al menos no siempre– sino que es la vida misma la que nos lleva por ese camino).

    Un fuerte abrazo.

    1. Al final esa es la reflexión que casi todos, con la edad, nos vamos haciendo, pero hasta llegar a ese estado de aceptación, el camino está sembrado de dudas y decepciones. Entendí lo que quiso decir mi amiga (mucho más joven que yo) porque todos nos hemos visto en esa tesitura, por eso mi respuesta se acercó a «crece y aprenderás» y mientras no llores demasiado.
      Mi abrazo especial, Roberto, desde aquí.

  5. Mi querida María, me encuentro casi en el mismo punto que tu, pero no soy capaz de sentir la paz interior suficiente para abrir y dejar ir sin sufrir. Todavía me queda camino para crecer y madurar, para aceptar y no esperar. Como siempre, leerte abre mi mente y me ayuda a reflexionar. Siento haber estado ausente tanto tiempo… circunstancias dolorosas de esta pandemia que a todos nos alcanza de una u otra manera. Un abrazo enorme!!

    1. Queridísima Cris!
      Siento mucho lo que me dices. Esta pandemia está dejando muchas lágrimas. Ya sabes que estoy siempre para lo que quieras. Una caricia, un beso, un abrazo, aún en la distancia, no calman el dolor, pero ayudan.
      Cariño, eres muy joven, cuando pase el tiempo, serás capaz de abrir esa ventana y dejar volar,porque con el tiempo recordarás con nostalgia, pero ya sin dolor.
      Te dejo un abrazo infinito y todo, todo mi cariño.

Deja un comentario