Es lunes y un poema…

Amanece en blanco junto al mar. Una suave brisa impregna el aire de un sabor salino y el querido mirlo de pico amarillo que cada año viene a saludarme deja caer su canto entre las hojas de las palmeras. Ya está aquí el verano. Cierro los ojos y viajo hacia el verano en otros lugares a los que nunca fui. Otros veranos que son para mí desconocidos o quizá este que empieza, que ya no será lo que fue.

Busqué en mi corazón

Busqué en mi corazón

una llama nueva.

Y pensé…

Quizá es posible,

que desde el pozo de las horas olvidadas

y del perfume nuevo

que crece con el alba

tú y yo nos encontremos

por casualidad o por destino,

pero, que nos reconozcamos,

porque así estaba escrito

en libro de las horas de mi vida,

que no evita el amor,

sino lo adora.

María G. Vicent ©

Estupenda semana para todos, amigos…

(Imagen de Claudio Terribile en Pixabay)

0 comentarios en “Es lunes y un poema…

    1. En ello estoy, Xabier, en encontrar esos pequeños momentos que al fin son los que nos hacen felices.
      Y este verano con marcada diferencia, pero también tendrá esos momentos.
      Un abrazo enorme, paisano y que sea un verano feliz.

    1. Me quedo con que cualquier hora es buena para los sueños, querido Mitxel.
      Por distinto que sea este verano, seguiré soñando, aún con los ojos abiertos.
      Me encanta la canción!!!
      Abrazo grande, grande, amigo mío.

    1. Siempre recuerdo los veranos, pero, como dices, hay algunos que te dejan una huella especial y este, sin duda, lo hará, amiga.
      Besos calurosos, preciosa.

  1. Muchas gracias María, en tus versos se siente el adiós de la nostalgia con la llegada del verano. Que triste y sola se queda, como Fonseca…Un besazo.

    1. Si Carlos, vamos a empezar a decir a la nostalgia porque ya no puede convivir con el verano.
      Luz, color, mar, versos y azul… ya no voy a pedir más como no sea el cariño de mis amigos.
      Siempre me ha dado pena Fonseca… tan sola!!!
      Muchos besetes, amigo.

  2. El destino siempre nos depará el momento exacto. Ojalá llegue ese encuentro y que dure lo que deba durar (y vamos, que con esa espalda ya estás ayudándolo no poco…).
    Hermoso poema, María.

    Cariños. Espero que todo esté bien por allí.

    1. El destino es muy sabio, Roberto, aunque no creamos en él.
      Llegará el tiempo del encuentro y seguro que lo disfrutaremos cada instante como si fuera el último. Dure poco o mucho.
      Un abrazo estrechito desde aquí, donde intento llevar lo mejor posible «la nueva normalidad». Yo también espero que todo lo que te rodea esté bien.

Deja un comentario