El Plano Guay…

Paseaba aquella mañana buscando ese “plano guay” de cada día.
Un instante que valiera la pena recordar. Que sería subjetivo y sólo para mis ojos, pero que ahí quedaría para mi surrealismo cotidiano, que tengo que confesar que me pierde.
Casi tropecé con ella. La tenía frente a mí. El muchacho me la entregaba diciendo:
“Es para ti”
La cogí por el tallo largo y esbelto y acaricié las hojas de terciopelo. Su color brillante me devolvió a un lugar entre naranjos.
 
Les dediqué a ambos una sonrisa. El muchacho me la devolvió. La flor siguió brillando en mi mano.
 
Era mi «plano guay»..
 

Deja un comentario