Conectada…

Se despertó aquella mañana acariciada por un rayo de sol que trepaba por su cama, dejando a su paso puntos de luz como alas de mariposas.

Se preguntó porqué buscaba la felicidad en los demás, en los amigos, en la familia y ella misma se dio la respuesta… estaba equivocada. Todo estaba allí, el cariño, el amor, la dedicación hacia ella, pero lo realmente eterno era lo que sentía en sus vísceras, en su corazón.

Eso, estuvo, estaba y estaría por toda la eternidad. Lo demás… podía ser pasajero.

He tardado en regresar, pero aquí estoy de nuevo… conectada.

0 comentarios en “Conectada…

  1. Hay muchas maneras de conectarse, pero yo también considero que la más importante, la fundamental es la conección con uno mismo, hay traiciones que duelen pero la más letal es la traición a uno mismo. Me alegra que vuelvas a andar estos caminos renovando el brío de tus alas de mariposa. Abrazo

    1. De acuerdo contigo, Shira.
      Algunas veces tardas en darte cuenta, pero un día algo se mueve dentro de ti y descubres que todo lo que eres, lo que deseas e incluso lo que sueñas, procede de ese interior que sólo a ti te pertenece.
      Contenta de compartir contigo mi vuelo.
      Muchos besos.

  2. Alguien que tú conoces, pero que aquí no voy a nombrar, me dijo en una ocasión… «No dejes que tu felicidad en manos de nadie. No des ese poder. Tu felicidad está en ti». Es lo mejor que conservo de él.
    A veces no es fácil hacerlo, pero es cierto, somos nosotros artífices de nuestra felicidad, como mucho compartirla con quien se lo merece. Mil besos y seguimos.
    Recordando nuestra felicidad compartida.

    1. Te hizo un gran regalo, porque es una verdad como un templo. Poner nuestra felicidad en manos de otros, es correr demasiado riesgo. Es precioso sentirse querida, acompañada, mimada, pero sólo lo que depende de nosotros mismos es seguro. Nos entregamos, pero siempre sabiendo que lo único seguro es lo que reside en nosotros.
      Mil besos desde esa felicidad que hemos compartido y seguiremos compartiendo, querida amiga.

  3. Mi percebe, ¿qué me dices, que te fuiste? Y qué hay del sabor a sal, del olor a redes… Anda que me estás mintiendo… yo te seguí oliendo… no es posible que no estuvieras. Que desconcierto…
    Besos percebe rico

    1. Pues me fui, pero muy despacito, sin hacer ruido, pero tú, como bruja que eres, me has seguido percibiendo en el olor a sal, en el aire marino, en las aguas azules… por eso no me he ido para ti.
      Mil besetes, mi querido Lan!!!

  4. La felicidad en manos de otros nos pone en un permanente estado de alerta….todo está dentro de nosotros mismos, hemos de querernos más…..Feliz de tenerte de nuevo…sabes que se te echa mucho de menos??? Besos con alas muy muy abiertas

    1. Y yo os echo también de menos, mi querida alitas!!! Cuando me alejo es porque necesito cargar mis baterías y de esa manera volver a vosotros con todas las fuerzas y las energías renovadas.
      Me envuelvo con tus alas que seguro que me protegen, Leha.
      Mil abrazos cercanos.

    1. Sí, Isabel, porque es la única forma de llegar a algunas conclusiones. Algo te conmueve y te hace pensar y de ahí viene luego la certeza.
      Muy contenta de estar entre vosotros, siempre.
      Besazos enormes.

  5. También yo he tardado en volver a leeros a ti, a Julie y otros amigos virtuales, que llenáis mi corazón con vuestras letras. El tiempo a veces no me da, pero siempre es una felicidad reencontraros. Un abrazo!!

    1. Ay, Cris, es que algunas veces, hay que retirarse para poder ver la vida con perspectiva para poder regresar libre y más ligero. Me alegra muchísimo leerte siempre. Sé que estás muy ocupada, pero no te olvido.
      Besos cariñosos, amiga.

Deja un comentario