Certezas…

Estoy sentada en la terraza pero no veo el mar, el paisaje verde de árboles ocupa mi horizonte. Oigo el rumor del tráfico mientras tomo un café, de esos tan amargos, que casi hacen acudir las lágrimas a los ojos. Respiro su aroma y dejo que el líquido oscuro baje por mi garganta mientras me obligo a reconocer que hay situaciones que han cambiado tanto que no se pueden negar.

Personas a las que te has sentido unidas en tantos momentos de tu vida y que ahora pese a que sigues compartiendo instantes, te das cuenta que no tienen ninguna relación contigo. Sus intereses vitales, sus ideas políticas, religiosas, su vida, está tan alejada de la tuya que te preguntas… ¿Qué ha pasado? ¿Porqué el tiempo y sus encrucijadas nos enviaron por caminos distintos y tan separados? ¿Porqué en este momento y no en otro te has dado cuenta de ello?

Y no sabes, no puedes o en el fondo no te interesa ya encontrar respuestas. Lo único que deseas es pasar página sin melancolía, sin tristeza y aceptar que la vida fluye para todos y que «nadie se baña dos veces en el mismo río» como dijo Heráclito.

Son certezas que en esta mañana disfrutando del verano todavía caluroso, me obligo a reconocer mientras sigo tomando mi café.

0 comentarios en “Certezas…

  1. Sí, María, la vida fluye y nos lleva por caminos distintos. Pero hay que mirar la parte positiva, y es que cuando esas personas se van, dejan espacio para que lleguen otras. Yo pienso que la vida son etapas, y que la gente que nos cruzamos en el camino entra en nuestra vida para cumplir un papel determinado. Antes me hacía sufrir, pero desde hace un par de años, lo tomo con filosofía. Al final, lo más importante es sentirte bien contigo mismo.
    Un abrazo, paisana.

    1. Estoy muy de acuerdo contigo, Pablo, lo que sucede es que hasta llegar a esas conclusiones pasas por muchos estados de ánimo. Lo bueno es que tarde o temprano llegas a esas conclusiones que tú muy bien dices.
      Yo, me siento bien conmigo misma.
      Otro abrazo de los grandes, paisano.

    1. Estaría bien que el mundo se parara cuando dos personas se miran con cariño, verdad? Me gusta mucho esta canción, gracias por dejármela por aquí.
      Buena semana, Antonio y un besete o dos.

    1. Visto desde esa perspectiva nos ahorraríamos más de una comida de coco. Creo que tienes razón porque aunque crecer no implica separación, si que implica la posibilidad de que los intereses se alejen.
      Más besazos de martes, Carlos.

  2. Los seres humanos evolucionamos en la medida que cada uno puede; a veces es necesario dejar atrás a otras personas, agradeciendo aquello que en algún momento nos han aportado. Quizás algún día volvamos a cruzarnos con ellas, quien sabe…el río fluye, también nosotros, como señalara Heráclito.
    Un saludo cariñoso desde Argentina.

    1. Si, Bella, cada uno buscamos nuestra propia evolución y quizás eso nos aleja de determinadas personas. El trabajo que hay que hacer, es asumir que ya han cumplido su función tanto nosotros en su vida, como ellos en la nuestra y a partir de ahí, aceptarlo como algo natural.
      Un besazo enorme desde este lado del mediterráneo.

  3. Al principio duele, porque hasta llegar a la aceptación se han hecho mil cosas para acortar diferencias , buscar , doblar esquinas donde encontrarse y sendas en las que acomodar pasos. Y duele el sentir que esa distancias parece qye todo te afecta a ti. Si MARIA es mejor dejarlo pasar, A veces ni siquiera hay respuestas. Fluye querida, con la vida. Pasa página.. Aunqye entiendo que tu café te sepa amargo. Mil besos querida

    1. Sabemos que estas cosas nos duelen y tratamos de asimilarlas, pero hasta llegar a eso, hay momentos que te afectan especialmente. Es un trabajo de aceptación que al final la vida nos obliga a hacer. Se trata de seguir fluyendo con la vida y, tú sabes, que yo lo hago.
      Mil besazos, queridísima.

  4. ¡¡Y cuánto cuesta pasar esas páginas sin melancolía!! Aferrarnos a lo conocido nos da seguridad, aunque sepamos que ya no es lo mismo, pero cuando lo conseguimos parece que el peso de la memoria se aligera para dar paso a nuevas experiencias. Un besote, preciosa.

  5. Cuando uno acepta que está más solo en este mundo de lo que había supuesto hasta ese momento se da cuenta de que acaba de crecer de manera sorprendente pero, al mismo tiempo, nota cuánta soledad hay en ese crecimiento. Luego, para bien o para mal, ya no puede volverse atrás; una vez que se crece hasta ese punto el retorno se hace imposible.

    Un abrazo.

  6. ¿Qué te puedo decir? Por más que nos esforcemos la amistad, la relación, el amor pasan por pruebas en esta vida tan cambiante. Hay etapas valle, plácidas y serenas, y otras convulsas. A veces son elementos externos ante los que no tenemos responsabilidad, pero también cambiamos y esos cambios no siempre se comprenden o se aceptan o aceptamos. Tú lo dices: el fluir de la vida. Efectivamente, comprender lo inevitable, si no nos fortalece, al menos nos tranquiliza.
    A esta hora me llama el café de la tarde. Un beso con su aroma.

Deja un comentario