Categoría: Mis amigos

El Jardín de Marta…

… el último libro que he leído…
Más bien diría que lo he devorado. Leía y leía rápidamente para ver adonde me llevaba esta historia tan actual como entretenida.
Escrito por Toni Cifuentes, tiene 75 páginas que van pasando por delante de tus ojos a toda velocidad, llevadas de la mano por el autor que utiliza un lenguaje sencillo, actual  y muy fluido. Resulta muy fácil seguir su narrativa.
Casi un cuento que tiene tintes de Orwell cuando el autor no da nombre a sus personajes, sino tan solo números, y que igual que él, nos dibuja un paisaje futurista en el que la asepsia, la distancia y la falta de recursos emocionales convierte a los seres humanos en máquinas carentes de sentimientos.
Edificio definitiva BUENA YA O QUECuatro personajes y para mi, dos deliciosos.
Marta con su mirada inocente viviendo en su mundo de color, de serenidad y belleza, nos contagia su sorpresa, dolor, tristeza e indignación. Por eso vivimos, sufrimos y nos indignamos con ella.
Número Tres buscando lo que en algún momento fuimos y se fue quedando en el camino. Nos marca el contrapunto y la esperanza.
Una mirada crítica o un mensaje a lo que será nuestro futuro si seguimos en esta senda de destrucción del medio ambiente y de los más importante que tenemos los humanos, la solidaridad y la empatía.
En definitiva, una novela tanto para jóvenes como para adultos y que te deja un sabor de esperanza y una sonrisa.
 
Tengo que deciros que no conozco a Toni, que llegué a su blog por casualidad y que tuvo el detalle de dejarme leer su libro. Por eso mi opinión no viene desde la amistad (aunque puede llegar a haberla), sino desde una mirada objetiva.
A mí, me ha gustado… Gracias, Toni, para mí, has sido todo un descubrimiento.
El jardín de Marta lo podéis adquirir a través de Amazon y de La Casa del Libro
 

Paseaba por…

… un mercadillo árabe…
Podría empezar así, pero la realidad fue otra.
Más corriente, menos exótica?, pues ¡no lo sé!…
yo por Josep
Recuerdo que yo llevaba una copa en la mano y había presentado momentos antes, con más voluntad que soltura, el libro de una buena amiga mía. Ella venía hacia mí acompañada de dos personas.
María, me dijo, son……..
Ya sé quien eres, dijo él dirigiéndose a mi, te he conocido por tus ojos.
Y en aquel momento… empezó a dibujarse la ilusión mientras esa araña caprichosa que teje los destinos, tricotaba una amistad a medida.