Categoría: Los días

Empezamos…

… semana, instantes, vida…
Porque hoy es lunes, sí ese lunes, lunero… cascabelero y empieza todo otra vez.
Y dejamos atrás el fin de semana, las comidas en la terraza, los paseos a la orilla del mar, las copas al anochecer en aquel bar a media luz mientras contemplábamos la ciudad a nuestros pies.
lunes3
Nos ponemos el traje, los tacones, las gafas que ya vamos necesitando y… el despertador que nos impulsará de un maravilloso sueño a la realidad de las siete de la mañana.
Maravillosos lunes… que, pese a todo, ahí está, porque sin él… no habrían martes, miércoles…
Una sonrisa para este lunes incomprendido… un día que sólo será importante si somos capaces de compartir todas nuestras emociones con los que nos acompañan.

Lunes, lunero…

… cascabelero…
Has extendido la semana limpia, brillante,  nueva…
Has planchado las arrugas, alisado las puntas.
La has cubierto con los mejores propósitos y has añadido unos cuantos más para que se vea más completa y gratificante.
Te has alejado para comprobar tu obra.
Algo le falta… Sí, ya lo has visto… aquello a lo que no querías enfrentarte desde hace demasiado tiempo…
granadas
 
La tentación de deshacer lo hecho te ronda…
Pero no!!! … estamos en otoño, es tiempo de granadas y…
…es el día que comienza la semana…

Nos vemos…

… en septiembre…

Cuando empiece la vendimia y las manzanas ya estén maduras…
Traeremos el recuerdo de mañanas con sabor a mar y pamelas que juegan con el viento…
De tardes largas y perezosas…
De noches de conversaciones íntimas o bulliciosas…

Por unos días la rutina será caer en el abandono de esa rutina…

Si os asomáis por aquí quería deciros que … os deseo unos días serenos, luminosos y felices…

Quizá me pueda, en algún momento, la nostalgia de las letras y me asome para pasearme por los rincones y entonces… este blog cobrará nueva vida…

… pero por ahora… estará dormitando…

… hasta el regreso.

La luz…

… acaricia los lomos de los libros.
Le gustaría poder describiros su color, pero el amarillo no sería suficiente y el dorado no encerraría los matices de este colorido único.
Dormita sobre el sofá mientras la música de Albinoni acuna su sueño al compás de una tarde cálida impregnada de los olores de las expectativas.


Foto de Internet

El tiempo se acaba para empezar otro tiempo que se ilumina con el color del mar, el blanco de las nubes arañando las montañas…
Que se tiñe con la lentitud de las horas que se deslizan sobre el reloj…
Es tiempo de verano…

Serena…

… así quería verse esta mañana.

 Ella y la vida.

 Liberada de ese surrealismo cotidiano que aunque, algunas veces, le fascina, otras le supera.

  Recién salida de una burbuja protectora, en la que no existe nada más que unos momentos  de plenitud…
  … le aturden los ruidos, las voces, la respiración de la gran ciudad.



Foto de Díaz Maroto

  Quiere asomarse al espejo y comprobar que es el mismo rostro que días atrás se difuminaba en la serenidad.

Que esos días de perfecta inocencia se tatúen en su piel.